top of page

Ser comercial, es agradable.

Uno puede pensar. Este está loco.


¿Agradable ser comercial?


Es deleznable.


Bueno, puede ser común que al principio se le tenga rechazo a hacer llamadas, una tras otra.


Quien escribe este artículo al principio intentaba evitarlo de cualquier modo.


Después uno se da cuenta de que la llamada con el cliente es necesaria.


Más tarde uno se organiza y se da cuenta de que hacer llamadas debería corresponderse al 50% de la actividad de la empresa (Depende del tipo de sector).


Al final hacer llamadas, da su fruto, suben los clientes, se incrementan los trámites... y uno no tiene tiempo para hacer llamadas y lo echa de menos, cuando hay una mañana que uno no puede hacerlo.


Tengamos en cuenta que siempre se escucha más lo negativo que lo positivo. Es fácil quejarse y hablar bien de las cosas... es algo que cuesta. Hay que hacer silencio y ver las cosas desde arriba para verle a todo el enfoque final positivo.


En una profesión tan abundante como el trabajo de comercial, prevalecen de oídas las malas experiencias. Que sufrido, el mes que no facturo, etc. Pero también haylas buenas.


Cuestiones que ayudan:


- Tener toda la mañana para estar al teléfono.

- No hacerse una guía para cada conversación, que cada conversación surja diferente.

- Tener un listado donde se vea lo que se ha avanzado y se vea claro el siguiente objetivo de llamada.

- Pensar en la siguiente negociación.

- Empezar por los más interesados.

- Intentar minimizar las malas experiencias, detectando antes de llamar el interés del cliente por otra vía.


Ciertamente hay gente que tiene determinados bloqueos para ser comercial.


- Un mal concepto de lo empresarial.

- Un mal concepto del vender.

- El sentirse incapaces.


Aquellos que piensen que vender está mal... que piensen también si vender su currículum, está mal.


Debajo de la sensación de incapacidad ante el vender, muchas veces nos encontramos una estructura de ideas más compleja que solamente el NO PUEDO.


Muchas veces la gente piensa que puede aspirar a una vida mejor de otro modo o simplemente no lo necesita por sus circunstancias.


A nosotros siempre se nos ha dicho que de cada 10 reuniones suele salir uno. Esto son cifras gruesas, puede ser menos o más ratio... lo que está claro es que hay que estar dispuestos a adaptar el modo y la esencia de lo que se ofrece.


¿Por qué es agradable vender?


- Es agradable cuando se produce la venta.

- Es agradable cuando se cobra.

- Es agradable cuando quien compra sale contento con lo que compra.

- Es agradable cuando se está dialogando con el comprador.


Hay momentos desagradables, pero si uno pensara en estos todo el día, dejaría de vender. La mejor forma de olvidarse de estos hechos desagradables es pasar a la siguiente negociación. Si das con un día realmente malo, échate una siesta y ya continúas al día siguiente con más actitud.


Existe algo interesante en el vender.





Comments


bottom of page